Meditación con el Mantra So’ham: Una Aproximación Paso a Paso

Con la práctica, esta meditación con mantra mantendrá a la mente estable aún en periodos de estrés.

September 30, 2014    BY Sandra Anderson
Soham

Tener una mente bien entrenada, estable y enfocada es una gran ventaja en cualquier área de la vida y es indispensable en nuestra vida espiritual. La práctica descrita aquí abajo desarrollará tu concentración, claridad y estabilidad interna al darte un objeto en el cual tu mente podrá descansar – el mantra universal so’ham. Practica todos los días, aproximadamente a la misma hora, empezando con 10 minutos e incrementando gradualmente a 20, 30 minutos o más.

Practica todos los días, aproximadamente a la misma hora, empezando con 10 minutos e incrementando gradualmente a 20, 30 minutos o más.

Paso 1. Empieza por entrenar a tu cuerpo a quedarse cómodo y quieto en una postura sentado. Cuando la espina dorsal se mantiene erguida - con la pelvis, pecho, y cabeza alineados verticalmente - la respiración se suaviza y la mente puede mantenerse alerta pero relajada. Siéntate en una silla o en el piso con las piernas cruzadas, con un cojín o una cobija doblada bajo la cadera. Usa suficiente soporte para levantar la cadera a un nivel un poco más alto que el de las rodillas. Así es más fácil evitar que la espalda baja se redondee.

Paso 2. Cierra tus ojos y mentalmente dibuja un círculo de luz a tu alrededor. Este círculo te separa del mundo de la vida diaria – tanto del mundo externo de percepciones y actividades, como del mundo de tus preocupaciones habituales y patrones de pensamiento. Con esa intención, mírate sentado dentro de este círculo de luz. Este círculo delimita un espacio en el cual puedes contener tu consciencia; permite que te proteja de molestias, distracciones y disipación mental.

Siente todo tu cuerpo cómodo y quieto, suelta cualquier tensión innecesaria y pon atención a los movimientos de tu respiración.

Paso 3. Siente todo tu cuerpo cómodo y quieto, suelta cualquier tensión innecesaria y pon atención a los movimientos de tu respiración. Afina tu conciencia y siente como tu respiración se vuelve cada vez más suave y más sutil, expandiéndose desde el plexo solar hacia las extremidades en la inhalación y regresando al plexo solar en la exhalación. Se consciente de la sensación de la respiración en todo el cuerpo.

Paso 4. Asegurándote de que tu cuerpo y tu respiración se mantienen relajados, enfoca tu atención en cada uno de los siguientes puntos de energía, llevando tu atención sistemáticamente a lo largo del cuerpo e inhalando y exhalando una vez en cada punto: punto entre las cejas – centro de la garganta – hombro derecho – codo derecho – muñeca derecha – cada uno de los dedos de la mano derecha, empezando por el dedo gordo – muñeca derecha – codo derecho – hombro derecho – centro de la garganta – hombro izquierdo – codo izquierdo – muñeca izquierda – cada uno de los dedos de la mano izquierda, empezando por el dedo gordo – muñeca izquierda – codo izquierdo – hombro izquierdo – centro de la garganta – centro del corazón - centro del ombligo – centro de la pelvis – piso pélvico – centro de la pelvis – centro del ombligo – centro del corazón – centro de la garganta – punto entre las cejas.

Paso 5. Ahora mantén tu atención en el punto entre las cejas.  Siente el ir y venir de la respiración a través del espacio interno de todo el cuerpo, mientras mantienes tu atención en el punto entre las cejas.  Siente la lenta vibración de la respiración.  Esta vibración es el mantra so’ham.  Escucha el sonido so en la inhalación, y el sonido ham en la exhalación.  La respiración es sutil y lenta, así que deja que tu concentración sea fina y sensible, volviéndose cada vez más enfocada y yéndose cada vez más profundamente al interior de la mente.  Descansa en esta consciencia tanto tiempo como quieras. 

La respiración es sutil y lenta, así que deja que tu concentración sea fina y sensible, volviéndose cada vez más enfocada y yéndose cada vez más profundamente al interior de la mente. Descansa en esta consciencia tanto tiempo como quieras.

Para finalizar la práctica, gradualmente regresa tu atención al fluir de la respiración en tu cuerpo, a la presencia física de tu cuerpo y al espacio a tu alrededor.  Permanece consciente de la respiración y de tu conexión interna  mientras sales de la postura.  Quizá quieras abrir tus ojos hacia las palmas de tus manos, masajear tu cara y estirar tus brazos y piernas antes de levantarte. 

Sandra Anderson
For over 20 years Sandra Anderson has shared her extensive experience in yoga theory and practice with students from all over the world. A senior faculty member and resident at the Himalayan Institute, her teaching reflects access to the living oral tradition, and the embodied experience of 30 years of dedicated practice. With a background in the natural sciences and interest in classical Sanskrit, along with frequent pilgrimages to India, Sandy has a rare capacity to eloquently convey the... Read more>>

Yoga Anywhere, Anytime. JOIN FREE FOR A MONTH