Ayurveda en tu práctica de yoga (Parte 1)

El yoga es considerado la ciencia hermana del ayurveda, es el otro lado de la misma moneda. Cuando aplicamos estas dos disciplinas terapéuticas a la vez, nos ofrecen una poderosa sanación así como una mejora en la salud y el bienestar en general.

Lo mejor del ayurveda es que considera que cada uno de nosotros tiene una constitución única. No existe una práctica ayurvédica igual para todos. Nuestra constitución o naturaleza es conocida como "prakruti" y es la misma desde que nacemos. Se ve influenciada por el estilo de vida que elegimos, la exposición a factores de estrés, eventos y otras cosas de nuestro entorno que pueden provocar un estado de desequilibrio o vikruti. Cuando trabajamos con el ayurveda para lograr un estado de salud armónico, el primer objetivo es comprender cómo los pensamientos y acciones afectan nuestra salud física y mental. Esto nos ayudará a traer más equilibrio a nuestras vidas, guiándonos finalmente de regreso a la armonía de acuerdo con nuestro prakruti. Es decir, nos devolverá al estado natural de equilibrio determinado por nuestra constitución.

Cuando trabajamos con el ayurveda para lograr un estado de salud armónico, el primer objetivo es comprender cómo los pensamientos y acciones afectan nuestra salud física y mental.
 

Conoce los Doshas

Tu prakruti está representado por los tres doshas. Cada uno de ellos es una combinación de dos de los cinco elementos (tierra, agua, fuego, aire y éter o espacio). El primer dosha es vata, una combinación de los elementos éter y aire. El segundo dosha, pitta, es una combinación de fuego y agua. Y el tercer dosha, kapha, combina agua y tierra. Si bien cada persona tiene los tres doshas, ​​en la mayoría predomina un dosha. Otras personas tienen la misma cantidad —o parecida— de dos doshas ​​y, por último, hay quienes tienen los tres doshas en equilibrio (tridosha). Al conocer tu constitución, podrás comprender mejor qué prácticas diarias, actividades y comidas son mejores para ti.

Cómo se relacionan las cualidades de los Doshas con la práctica del yoga

De acuerdo con el ayurveda, conocer los doshas y los gunas (cualidades) de los elementos es el primer paso para saber cómo traer más equilibrio a tu vida.

Vata

La función de Vata es sostener el movimiento saludable. Sus gunas son frío, seco, liviano, móvil, sutil, claro y áspero. Las personas con una constitución predominantemente vata encontrarán estos gunas en su cuerpo y mente. Por ejemplo, a menudo son delgados y tienden a tener piel seca, pelo rizado, manos y pies fríos y digestión irregular (tendencia a hinchazón, incomodidad y estreñimiento). También suelen ser activos, inquietos y creativos. Además, los tipos vata tienden a ser hiperlaxos y pueden carecer de fuerza o estabilidad. En una clase de yoga pueden tener dificultades para permanecer sentados porque quieren moverse rápidamente. Naturalmente se verán atraídos hacia un estilo de yoga de movimiento rápido como vinyasa o Ashtanga.

Pitta

El papel de Pitta es transformar (piensa en el metabolismo a nivel físico y la percepción a nivel mental). Sus gunas son caliente, filoso, penetrante, liviano, oleoso, líquido y de propagación. Las personas con un predominio de pitta dosha son de complexión media, cuerpos calientes, piel grasosa, ideas penetrantes, inteligencia aguda, cabello liso, delgado y brillante con tendencia al encanecimiento prematuro. Transpiran con facilidad, tienen manos y pies calientes y una digestión rápida. También tienden a estar motivados y alertas. En una clase de yoga, los pittas probablemente serán competitivos y se llevarán a sí mismos al límite. Están enfocados, son decididos y les gusta ser desafiados. Pueden sentirse atraídos por prácticas de yoga físicamente exigentes como Ashtanga, power yoga o hot yoga.

Kapha

Kapha mantiene el cuerpo lubricado y nutrido. Sus gunas son pesado, lento, apagado, frío, oleoso, líquido, liso, denso, suave, estático, apegado, turbio, duro y tosco o grueso (es decir, lo opuesto a sutil). Las personas que tienen un predominio de kapha tienden a ser de complexión grande, fuertes y con gran resistencia. La piel suele ser fría, pegajosa y grasa y los ojos grandes. Tienden a ganar peso fácilmente y a dormir profundamente durante mucho tiempo. Se dice que son compasivos, tranquilos, tolerantes, amorosos e indulgentes. En una clase de yoga, los kaphas prefieren cosas lentas y constantes. Se sentirán atraídos hacia el yoga restaurativo o el Yin Yoga. Pueden sentirse incómodos al ser desafiados y motivarlos puede ser difícil al principio. Pero una vez que experimentan los beneficios del movimiento físico, adoptan fácilmente una práctica regular, ya que los kaphas tienden a ser muy leales y rápidamente se apegan a las cosas.

Encontrar el equilibrio

De acuerdo con los principios del ayurveda, la enfermedad es causada por el desequilibrio o vikruti. Es decir, se pierde el equilibrio que deberíamos tener de acuerdo con nuestro prakuti o constitución. Tener demasiado de cualquier guna dará como resultado un exceso de los doshas relacionados y eso desencadenará el desequilibrio. Para volver al equilibrio, debemos convocar a los gunas opuestos. Por ejemplo: desde un punto de vista ayurvédico, comer alimentos o participar en actividades que tengan muchos gunas de pitta (como comer alimentos picantes, participar en hot yoga o hacer deportes competitivos) puede ocasionar un exceso de este dosha (que se expresará en irritabilidad o enojo, heces blandas, inflamación, enrojecimiento de la piel, etcétera). Por lo tanto, alguien con exceso de pitta necesitará incorporar gunas refrigerantes, pesados, lentos y estáticos.

De la misma manera, cuando las estaciones cambian y aparecen otros gunas en nuestro entorno, se puede producir un desequilibrio. Podemos adaptarnos a las estaciones invitando a los gunas opuestos. Durante el verano (temporada de pitta) piensa en alimentos y actividades refrescantes. El otoño es predominantemente vata, por lo que debes incorporar cosas cálidas, sólidas y nutritivas. El invierno es vata al principio y luego kapha. La primavera es el tiempo kapha, por lo tanto, piensa en cosas cálidas, rápidas y secas para equilibrar a kapha. (Dependiendo de dónde vivas, los gunas de cada temporada pueden ser diferentes a lo descrito anteriormente).

Pregúntate qué puedes hacer o comer para compensar con el fin de recuperar el equilibrio constitucional.

Para comenzar a explorar el ayurveda, observa qué gunas están presentes en tu vida, particularmente en tu práctica de yoga. Observa si hay un exceso de gunas y si eso puede estar contribuyendo a algún tipo de desequilibrio en tu salud (por ejemplo, problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, irritabilidad o indigestión). Si es así, pregúntate qué puedes hacer o comer para compensar este exceso y recuperar el equilibrio constitucional. Por ejemplo, si te sientes irritable (un exceso de pitta), prueba prácticas y alimentos más frescos. Enfócate en actividades no extenuantes (yoga suave), movimientos suaves hacia atrás como bhujangasana (postura de cobra) y consume alimentos como coco y áloe. Es posible que quieras evitar actividades competitivas o agotadoras y alimentos picantes hasta que te sientas más equilibrado.

Si quieres más información, lee nuestros artículos sobre cada dosha y cómo aplicar los principios ayurvédicos a tu práctica personal o tus clases.

Temas relacionados

Acerca del maestro

Jenny has a passion for all things movement. An exercise physiologist, yoga teacher, and self-proclaimed... Leer más

Relacionados