Consejos ayurvédicos para combatir la fatiga crónica

El ayurveda, conocido como la ciencia hermana del yoga, nació en la India hace más de tres mil años. En el último medio siglo el interés ha ido creciendo en el resto del mundo, convirtiendo a esta práctica holística en un complemento de la medicina occidental. 

Una dolencia para la que mucha gente ha recurrido al ayurveda es el síndrome de fatiga crónica (SFC). Este síndrome se caracteriza por una sensación de fatiga extrema que imposibilita realizar a la persona actividades que antes podía desarrollar sin esfuerzo. Mientras que la medicina occidental no tiene una cura conocida para el SFC, hay pacientes que aseguran que las prácticas ayurvédicas les han permitido sentirse mejor, ¡e incluso las consideran el camino hacia la recuperación!

Según ayurveda, enfermedades como el SFC y la fatiga suprarrenal son provocadas por el desequilibrio del vata, uno de los tres doshas o tipos de constitución que definen nuestra composición física, mental y emocional. El ayurveda establece que la buena salud es el resultado del equilibrio de los tres doshas.

LOS TRES DOSHAS

Cada uno de nosotros está compuesto por tres doshas, pero la mayoría de los individuos tienen uno o dos doshas dominantes. Puedes hacer esta prueba para identificar cuál es tu dosha predominante.

Kapha: es una combinación de elementos de agua y tierra. Las personas con kapha dominante son plácidas y reflexivas, tienen una constitución grande y fuerte, cabello grueso y piel suave. Tienden a moverse con calma y disfrutan de cuidar a aquellos que los rodean. Prefieren el yoga lento, como el yin yoga y el yoga restaurativo.

Pitta: es una combinación de fuego con agua. Ardientes e intensas, las personas con un dominio de pitta en su constitución son impulsivos, inteligentes y tienen facilidad para enojarse. Son de constitución física media, su piel es de color amarillento o rojizo, tienen el cabello rojo y piel con pecas. Como son competitivos y de buena concentración, disfrutan de un yoga vigoroso como el ashtanga.

Vata: el dosha vata está compuesto por éter y aire. Etéreos y dispersos, los vata adoran hablar sobre diferentes temas y parecería que nunca pueden entrar en calor. Suelen tener una complexión fina y articulaciones prominentes. Se resisten a la rutina y podrían verse atraídos por los rápidos movimientos del vinyasa.

Los principios ayurvédicos establecen que cuando uno de los tres doshas está en desequilibrio (respecto al punto de equilibrio de la constitución de cada individuo) puede afectar negativamente la mente o el cuerpo y derivar en una enfermedad. Por ejemplo, cuando el vata está desequilibrado puede causar insomnio, ansiedad, pensamientos recurrentes, piel y uñas secas, gases, hinchazón, confusión mental e intolerancia al frío. Estos síntomas pueden resultar familiares a las personas con síndrome de fatiga crónica debido a que suelen padecer de insomnio, problemas de memoria y de digestión.

Las prácticas ayurvédicas que equilibran al vata pueden comenzar a disminuir la fatiga y devolver el equilibrio al cuerpo. 

SEIS CONSEJOS AYURVÉDICOS PARA COMBATIR LA FATIGA

1. Establece una rutina. El exceso del vata puede expresarse como una sensación de distracción o dispersión, por lo que establecer una rutina puede ayudar a contrarrestarlo. Cumple un horario para acostarte y levantarte cada día. Comer siempre a la misma hora y programar actividades como trabajo, estudio y socialización también contribuyen a reducir el vata.

2. Prueba un masaje ayurvédico. Puedes buscar un terapeuta en masajes ayurvédicos o puedes practicarlos tú mismo (abhyanga) en casa. Para reducir y calmar este dosha, debes seleccionar aceites pesados como el de sésamo, almendras y oliva.

3. Haz una práctica que te arraigue. Cuando experimentas fatiga extrema, seguramente lo último que deseas hacer es ejercitarte. Pero el ejercicio suave es importante para mantener saludables tus músculos y articulaciones. La práctica correcta puede también disminuir el estrés y restablecer tus reservas de energía.

Las posturas que se enfocan en enraizamiento, en equilibrio y en el chakra muladhara son las mejores para equilibrar al vata. Si los síntomas de SFC son severos, se debe comenzar con una práctica de yoga de piso que incluya únicamente posturas sentadas y acostadas para luego añadir gradualmente posturas de pie.

El maestro más importante que debes escuchar cuando practicas yoga es a ti mismo. Asegúrate de prestarle atención a tu cuerpo durante la práctica y sal lentamente de cualquier postura que no esté funcionando.

4. Incorpora meditación y pranayama (ejercicios de respiración) en tu día a día. La medicina occidental está comenzando a reconocer los beneficios de la meditación consciente (mindfulness), del yoga y de la respiración profunda. La meditación y pranayama pueden calmar el sistema nervioso y disminuir el estrés. 

5. Revisa tu dieta. De acuerdo con la filosofía ayurvédica, el vata está relacionado con el elemento aire. Cuando este dosha está en exceso puede producir síntomas como la hinchazón, gases, diarrea y constipación. Para combatir estos efectos, ayurveda recomienda consumir alimentos calientes y nutritivos y evitar cualquier comida cruda como licuados y ensaladas. Elige las sopas calientes, curries, platos de arroz y vegetales cocidos.  

Para reducir este dosha se recomiendan las grasas saludables y aceites. Un endulzante como la miel pueden ser utilizado en un té de jengibre. El arroz y el trigo son considerados como los mejores granos para un vata desbalanceado, mientras que las mejores frutas son las más densas, como la banana, el aguacate, el mango, las bayas y el higo. Reduce el consumo de frijoles ya que pueden causar gases. Los amantes del queso estarán felices, ¡los lácteos están recomendados para equilibrar al vata!

6. Practica el cuidado personal de tu mente, cuerpo y alma. El dosha vata prospera con la creatividad. Ayuda a calmar los pensamientos que corren por tu mente canalizándolos en un objetivo creativo como escribir un diario, pintar o hacer fotografía. Si te tomas el tiempo para alimentar tu pasión y tus inspiraciones artísticas, colaborarás con el equilibrio del vata. Establece horarios fijos para practicar tu pasión.

El ayurveda ofrece muchos beneficios para las personas que sufren fatiga crónica. Seguir estos consejos ayurvédicos puede ayudarte a balancear tu dosha vata y así, ¡devolverle la energía a tu vida!

Temas relacionados

Acerca del maestro

Kayla helps people living with chronic illnesses find relief through yoga. Her goal is to make yoga accessible... Leer más

Relacionados